Logo de La Revista La Pluma Del Ganso

La Pluma del Ganso
Actualizada:

CUATRO CUENTOS BREVÍSIMOS

18 de Junio de 2017   |   por Clemente Rivera Vázquez del Mercado

PERO LO HECHO, HECHO ESTÁ
Podría pasar horas y horas admirando tus ojos; sin embargo, esta vez siento como que no tienen su belleza habitual, no brillan como antes, no transmiten esa ternura ni tienen ese algo especial que los hace irresistibles. Y… no sé, pero tengo la leve impresión de que ese algo especial era el resto de ti, y esto hace que me sienta un poquito mal por tenerlos aquí, en mis manos.

DUDA
Desde hace tiempo veo la luna y no me causa la emoción habitual. Observo mi sombra en la pared, que se niega a seguirme. No sé qué sucede: todo anda mal.
Las palabras se me esconden, las ideas se fueron, extrañamente, al mismo tiempo que tú.
¿Acaso me las robaste? ¿O tal vez era yo el que te las robaba? ¿¡Quién sabe!? El caso es que, desde entonces, no puedo escribir una sola línea que valga la pena.
Y esto es terrible porque, además de todo, no sé si realmente a la que extraño es a ti o a la poesía.

TRISTE REALIDAD
¿Recuerdas aquella ocasión en que, hablando de mil cosas, te dije que pensaba en ti a cada momento, que me eras tanto como inevitable, como trabajar, como la luna o como el aire que respiro?
Tal vez de momento pensaste que todo eso era muy cursi, pero, si lo analizas bien, te darás cuenta de que no es más que la verdad.
Porque, trabajo no tengo, la luna… la luna está muy lejos, y el aire que respiro, aunque me mantiene vivo, por más que lo he intentado, no lo puedo estrechar entre mis brazos.

PRECAUCIÓN
Iba caminando por la calle y por casualidad escuché esa canción. Sí, adivinaste, la que me hace recordarte.
Me detuve un momento para, hipnotizado por la música, una vez más soñar despierto que estaba contigo. Pero, de pronto, comenzó a llover y, mejor, proseguí mi camino, pues me han dicho que los sueños húmedos no son muy agradables.

*(Clemente fue miembro de La Pluma del Ganso allá por el año 1997, y desde hace mucho tiempo no sabemos nada de él.
¿Qué tal si este “Pluma y Café” llega a sus manos y nos llama o envía otros cuatro cuentos brevísimos? Sin duda, sería de cuento…
Estos textos fueron publicados en Revista La Pluma del Ganso Nº 8, Año II, mayo-julio de 1997).