La poesía como una expresión de la esencia del individuo

Por Mónica Suárez

1.- Tengo entendido que eres Médico cirujano y partero egresado de la Universidad de Guadalajara con especialidad en Psiquiatría titulado por la SSA y el Curso de posgrado de la UNAM. Además de psicoanalista formado en el Círculo de Psicoterapia Analítica de México. A.C. y psicoterapeuta formado por la Asociación Mexicana de Psicoterapia Analítica de Grupo, A.C. También que por muchos años has sido docente a nivel licenciatura y maestría en la FES. Zaragoza, UNAM y en el Grupo Mexicano de Psicoanálisis para Psiquiatras, A.C., entre otras muchas labores docentes y de formación de recursos humanos. ¿Cuándo surgió en ti la necesidad de escribir también poesía?
R.- Desde mis años de Preparatoria. En la Preparatoria yo formé un equipo de actividades culturales, un equipo extracurricular: organizábamos conciertos, promovíamos la escritura de los compañeros que tenían esa facilidad, y leíamos ahí en el auditorio de la Preparatoria. Y también publicaba un periódico allá en Guadalajara, en los años sesenta.

2.- Como profesional en la salud mental. ¿Crees que exista un vínculo entre la palabra curativa, que utilizas como herramienta en tu profesión, y la palabra poética?
R.- Sí, hay un vínculo porque la libre expresión de las personas surge como una forma poética. Principalmente los sueños, los sueños son una creación poética y cuando el paciente, o el alumno, expresa sueños, está construyendo formas poéticas; aunque no lo diga en lenguaje poético; pero las imágenes del sueño, el contexto, es una forma poética, así sea terrible. Puede ser un agente sanador o una ventana para saber por qué se sufre.

3.- ¿Es posible que existan vasos comunicantes entre la creación artística y una especie de resistencia para sobreponerse a experiencias de marginación o de exclusión?
R.- Sí, porque la creación artística es una afirmación del ser, de la persona, afirma lo que es, de donde procede, sus raíces y también sus aspiraciones. Es una afirmación categórica de la persona.

4.- ¿Qué es la poesía para Alfredo Alcántar?
R.- Es una expresión de la esencia del individuo, del sujeto en su sociedad y en su origen, en lo que es como persona. Lo esencial en su sentimiento y en su pensamiento, es poético.

5.- En tu poesía es constante el manejo de personajes y temáticas prehispánicas ¿de dónde surge está inquietud?
R.- Es posible por la influencia real de mis abuelos: abuela materna y abuelo paterno, con quienes hablaba, y son originarios de pueblos de Jalisco, lindantes con Nayarit. Una zona que desde la época prehispánica es rica en cultura, en producciones, sobre todo cerámicas, no hay construcciones grandes en el área, como las pirámides, más que en una zona que se llama Guachimontones. Las demás regiones son de producción alfarera, de culturas del barro, que depositaban en las tumbas, por eso en esa área a las producciones culturales se les llama de cultura de las tumbas de tiro. Entonces estos abuelos hablaban de sus ancestros; no de cultura prehispánica porque no la conocían, tampoco hablaban lenguas ya, hacía años que se habían olvidado las lenguas náhuatl; pero a mí me interesaba lo que decían, lo que contaban y lo que había en el lugar. Cuando vengo a la Ciudad de México (llegué a los 29 años) y veo la gran riqueza de producciones artísticas, de todo tipo, incluso literarias en los Códices y la elaboración de conceptos, mitos, figuras que son productos de la creación poética, me parecieron fascinantes. El acercamiento a las configuraciones que se da en llamar dioses; pero que son figuras alusivas a la naturaleza, a las fuerzas del espíritu humano, me pareció un motivo muy intenso para escribir.

6.- ¿Qué te gustaría provocar en tus lectores?
R.- Me gustaría provocar curiosidad, interés por la cultura, interés por las raíces. México es un país que tiene profundas raíces culturales, y no las conocemos a fondo como son: lo intenso y lo rico que son, lo altamente significantes para la humanidad.

7.- ¿Crees que la palabra literaria y/o poética es un modo de accionar en las relaciones intrasubjetivas comunitarias?
R.- En las relaciones intersubjetivas, porque la palabra poética procede de lo intrasubjetivo y también de lo transubjetivo. Se llama lo transubjetivo a la herencia ancestral porque somos lo que tomamos de la sociedad, pero también de la herencia. Precisamente lo transubjetivo se aprende a través de lo intersubjetivo: como los valores o las tradiciones en relación con los demás, con otros. Sí, la literatura tendría más peso si fuera más promovida. Pensaba en Miguel León-Portilla, desde que yo era estudiante de medicina leía a León-Portilla, al padre Garibay, maestro de León-Portilla. Y tuve la suerte de tener un maestro de etimologías desde la Secundaria, y en Preparatoria también, que había sido alumno de Garibay, entonces sabía náhuatl, latín y griego, era como un modelo de cultura y yo me apegaba mucho a lo que él decía. Y se preocupaba por enseñar.

8.- ¿Tiene sentido que quienes escriben poesía y literatura en general, manifiesten un compromiso histórico en su quehacer literario?
R.- Tiene sentido y pienso que es deber, porque la riqueza de un ser humano, artista, que escribe y tiene la habilidad poética, casi le obliga a ser generador de cultura para los demás y un promotor, un movilizador. Pienso en mi amigo Ricardo Yáñez, mi compadre y compañero de aventuras que es un tallerista, es la forma como él hace compromiso de promover la cultura: de la escritura, la promoción de la palabra y ahora hasta también del canto: se ha vuelto cantante.

9.- ¿Cómo ves la influencia de las nuevas tecnologías en la manera de leer y de escribir literatura?
R.- La difusión de la producción literaria se facilita enormemente por medio del Internet y todas las formas de transmisión electrónica. Es una maravilla tecnológica porque facilita la transmisión de la cultura y no sólo en el espacio donde está el escritor, sino que se transmite a toda la ciudad, a la nación y al mundo, esa difusión es maravillosa.

10.- ¿Qué te ha dado La Pluma del Ganso?
R.- Me ha dado el reforzamiento de la identidad, me ha reconocido la escritura. En los años universitarios me solicitaban más bien el conocimiento de los mitos, y la transmisión de los aspectos médicos de la medicina tradicional, pero a la producción literaria no le daban mucha importancia. Muchos amigos son editores de revistas también, entonces sí, algunos promovían la escritura literaria, y también eso reforzó. Uno de mis amigos también vino a la Pluma del Ganso y militó ahí un tiempo, José Antonio Durán; luego se apartó e hizo su propia revista, porque ya él había hecho varias revistas en la universidad. Lo que la Pluma del Ganso me ha facilitado es espacio, reconocimiento y escucha.

Dantón Chelén

Dantón Chelén

Director y Fundador de la revista La Pluma del Ganso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Número 110

Agosto 2020