Comunicamos lo que nos está pidiendo a gritos salir

Por Mónica Suárez

1.- Eres Licenciado en Sociología y Psicología por la Universidad de Paris VIII, Licenciado en Lengua y literatura española por la Universidad Paris III-Sorbona, Maestro en Sociología del desarrollo, Maestro en Letras y civilización latinoamericana, por la Universidad de Paris III, y Doctor en economía por la Universidad de Paris VIII. Diplomado en Estudios especializados en sociología del desarrollo, Profesor titular de Sociología en la UAM Azcapotzalco, Ciudad de México, así como Miembro del Grupo de investigación de sociología rural de la misma institución. Es clara tu inclinación por las ciencias sociales y tu interés por la literatura, ¿cuándo sentiste que la creación poética era un camino para ti?
R.- Yo creo que fue con los talleres. Empecé a tomar un taller con Sergio Mondragón, me invitó Arturo Córdova Just que era el encargado de ediciones de la UAM Azcapotzalco en el 89, ahí estaba Maricruz Patiño también, y varios otros, y nos hicimos muy amigos. A raíz de ese taller sacamos un libro colectivo con un prólogo de Sergio Mondragón, se llamaba Pandilla de nubes. Y sentí que podía escribir en español poemas y publicarlos: antes yo no escribía poemas en español. A principios de los 70 escribí algo de poesía en francés.

2.- ¿La poesía toca aspectos internos a los que las Ciencias sociales no pueden llegar?
R.- Pues claro que sí: la poesía es una expresión de sensibilidad y de emoción y las Ciencias sociales difícilmente te dejan expresar eso, porque tienen un cartabón científico académico, incluso cuando tratas de expresar un poco tus sentimientos, no se ve bien. No sé, en Antropología un poco más, porque se permite que hables de tu proceso de abordaje, de acercamiento a los pueblos originarios, pero en sociología no, es más cuantitativo.

3.- ¿Crees que quienes escriben deben asumir un compromiso histórico en su creación?
R.- Bueno yo creo que el compromiso es hacer una buena poesía, es con la palabra, con el lenguaje sobre todo. Otro compromiso es ser testigo de su circunstancia histórica, nada más, no le veo otro, no se trata de hacer una poesía comprometida en el sentido de anunciar un futuro mejor: porque no somos profetas ni la poesía es un manifiesto político.

4.- ¿Cuáles son los temas que sueles tocar a través de tu poesía?
R.- Muchos: sobre la naturaleza: una poesía bastante ecológica, sobre algunos personajes que me tocó conocer, que me marcaron, obviamente mis padres, mis suegros, en fin una serie de personas, las mujeres que conocí. Y poemas sobre la infancia, la memoria, el amor, la muerte, la enfermedad. Otra vertiente siempre presente de mi poética es la poesía social, mi próximo poemario se va a llamar Red de agujeros y va a tocar temas de tipo social.

5.- ¿Has explorado con otros medios creativos en cualquier otra disciplina artística?
R.- Sí, me gusta mucho la fotografía, tomar fotos de paisajes y de zonas arqueológicas, e intentó hacerlo lo mejor que puedo. Escribo solamente poesía, medida y en prosa, y algunos ensayos de crítica literaria.

6.- ¿Sientes que han influido obras escritas por mujeres en tu creación poética?
R.- Obviamente la que más me influyó fue Dolores Castro: me enseñó la concisión, la concentración dentro del poema, la condensación de la expresión y también la capacidad de estar observando atento y siempre sorprendido por el entorno, y creo que eso es muy importante. También me enseñó su capacidad de empatía, su gran amor por la gente y la empatía también con los animales, las flores, las plantas, la naturaleza. No recuerdo haber sido marcado por otra poeta, bueno la poeta de Torreón, Enriqueta Ochoa, también me gustaba, y actualmente sigo de cerca la poesía de Andrea Montiel.

7.- ¿Te parece que las nuevas tecnologías están cambiando la manera de hacer literatura?
R.- Pues la computadora te ayuda a no tener que volver hacer tu hoja con las correcciones, te ayuda a mandar tus textos a tus amigos, etc.; a veces te corrige de mala manera, y peor en el celular: ahí no se puede escribir poesía, porque estás concentrado en buscar las letras y que no se te salga la otra letra cuando aprietas. Yo no creo que sea muy positivo, porque los mensajes, en twitter, por ejemplo, tienes derecho a no sé cuántas palabras, muy pocas, entonces son puro telegrama, puros poemas telegráficos, además esos son medios que te encauzan hacia símbolos muy prácticos y pocas palabras, finalmente muy superficiales. Yo no uso mucho eso, la verdad no me gusta. Pero tal vez lo que podría ser bueno, es tener un Blog, una página Web, sobre todo para difundir tus textos, y recibir otros.

8.- ¿Qué esperas provocar en tus lectores?
R.- Siempre uno escribe para comunicar de alguna manera, y yo espero provocar emoción, empatía, reflexión sobre la circunstancia de nuestro momento, sobre el entorno político, social, etc. Yo creo que la poesía tiene una función de catarsis. Esta catarsis puede ser provocada por un choque emocional, personal o por un arranque de indignación por la circunstancia en la que vivimos, como un acto brutal de represión, y eso trato de expresarlo en mi poesía para que la gente tome conciencia un poco: ya no sea tan indiferente.

9.- ¿La poesía puede ser un lenguaje que altere las fronteras diseñadas por los intereses geopolíticos creados por las hegemonías mundiales?
R.- Yo creo que no es para tanto. A mí, sí me gustaría que la poesía diera voz a los pueblos originarios, a las minorías y a los pueblos oprimidos. Y por eso hablo mucho de los indígenas. No sé si eso sea transgredir las fronteras lingüísticas, por ejemplo. Y creo que hay que apoyar todas las formas de expresión de las minorías con identidades culturales distintas.

10.- Has publicado en diversas revistas y editoriales como Ed. Verdehalago, Alforja, Praxis, Amanuense, Casa del Tiempo, Verso Destierro y Planeta, entre otras. ¿Qué te ha dado La Pluma del Ganso?
R.- Me ha dado un círculo de compañeros y la posibilidad de difundir mi palabra. Creo que es una iniciativa bastante desinteresada en términos monetarios. Que es realmente un Club que propicia que la gente que empieza a escribir tenga ánimos para hacerlo, porque el ambiente es bastante amistoso y tolerante, y a la vez libre para expresar todo tipo de opiniones. Todo esto es muy formativo porque las críticas que hacen a tus textos son más bien constructivas. Tanto a nivel afectivo, a nivel de la creación literaria como a nivel de la difusión creo que La Pluma es un buen aspecto de asociación literaria, porque no es del gobierno, no es del Estado, ni de algún medio masivo de comunicación, ni de un monopolio privado, es de la gente que ama la literatura y en ella se encuentra; gracias también a la entrega desinteresada de Dantón Chelén.

Dantón Chelén

Dantón Chelén

Director y Fundador de la revista La Pluma del Ganso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Número 110

Agosto 2020