soneto tango

Ella canta un tango

Al lado de una estufa de benzina
que anima lentamente un alimento
aliñando un amargo sentimiento
a solas canta un tango en la cocina.

Al roce del tabaco, desafina
una estrofa de trágico argumento
y la noche la envuelve con aliento
de cigarro, nostalgia y parafina.

Cada verso se escucha a la distancia
con un dejo infinito de ternura
y ella sigue cantando un tango a solas.

No sé si es una escena de la infancia
un recuerdo que esconde su envoltura
o la niebla de un sueño de amapolas.

Eduardo Miguel Garza de la Huerta

 


 

Ovillo
A la memoria de mi madre

Absorta en sus labores estamíneas,
se ocupa de tristezas esenciales
con hilos de colores celestiales
en el cuarto aromado de jazmíneas.

Su rostro y su tejido, de sanguíneas
tinturas, entreveran materiales,
con mixtura de bienes y de males
cada olvido se anuda entre sus líneas.

Pudiera desamar toda una tarde,
mientras surgen las formas en la prenda
hasta dar su labor por concluida.

O pudiera sentir la luz que arde,
desenredar los hilos de su ofrenda
y destejer su amor toda una vida.

Eduardo Miguel Garza de la Huerta

Últimos Post

Monica con Danton

Astilla de tiempo

Por Mónica Suárez Frente al espejo, te ves como un péndulo, balanceándote de un lado a otro, convulsionadas las manos y las piernas sin poder

Leer Más »